martes, 17 de marzo de 2015

¿Cómo eliminar las cucarachas en el barco?

Por muy cuidadoso que uno sea las cucarachas pueden visitarnos en cualquier momento. Aunque tengamos el barco limpísimo y no lo movamos de nuestra marina puede llegar un barco de otro lugar que tenga cucarachas y éstas entran a los demás barcos por las amarras o por las pasarelas y nos infectan, forma parte de la vida a bordo.

Puede haber huevos en los envases de lo que compramos en los supermercados locales: cajas de cerveza (mejor tirar la caja y limpiar las latas antes de subirlas a bordo); envoltorios grandes (por ejemplo el plástico que protege los rollos de papel higiénico).

Nos hayan infectado o no las cucarachas hay un remedio casero que nos ha dado muy buen resultado. La primera vez que cruzamos a otra isla nos infectaron (probablemente subieran por una amarra) y en ese momento no te das cuenta sino cuando se han reproducido ¡un horror! Pues bien, nuestro amigo Panca nos dio el remedio:

vida a bordo

Materiales:
  • Un bote de ácido bórico en polvo (en España lo venden en farmacias) el tamaño pequeño te va a durar mucho.
  • Varios tapones de botella (tipo botella de agua o coca-cola); Puedes sustituir los tapones por moldes de papel pequeños (como los que se utilizan para hacer magdalenas chiquititas)
  • Un tubo de leche condensada (también te va a durar mucho, con el tiempo se pone amarilla y tú no te la comerías pero para nuestro objetivo sirve perfectamente)
  • Un palito para remover (puede ser un palillo de dientes)
Preparación:
  • Rellena cada taponcito o molde con leche condensada pero que no rebose.
  • Añade polvos de ácido bórico, sin saturarlo, con un 10% de la leche es suficiente, un cuarto como mucho.
  • Remueve con el palillo o palito.
  • Prepara tantos como necesites (pon uno en cada camarote, otro en la cocina, otro en el wc y otro en el salón) No hace falta esconderlos mucho, puedes ponerlos en una esquina en el suelo.
Si ya tenías el barco infectado irán desapareciendo poco a poco, probablemente no encuentres ni los cadáveres, tardarán más o menos dependiendo del tamaño de la colonia. Una vez hayan desaparecido ¡mantén las trampas siempre en el barco! Recuerda que aunque no tengas ahora ninguna a bordo que entren es más fácil de lo que uno cree.

vida a bordo

Con el paso del tiempo la pasta se vuelve amarillenta, a las cucarachas probablemente les dé igual pero yo cada cierto tiempo los sustituyo (al menos una vez al año, aunque alguna vez los he tenido dos años).

Entre el tapón de botella y el molde de papel la diferencia es que si en algún momento pisas el tapón descalzo sin darte cuenta te haces un poco de daño (tampoco es que te vayas a morir pero imagínatelo) y con el molde no te haces daño, lo aplastas porque es blandito pero si ya lleva tiempo no suele manchar.

¡Espero que te resulte tan útil como a nosotros!

No hay comentarios:

Publicar un comentario