domingo, 12 de abril de 2015

F.García Lorca: Un pequeño texto olvidado

Don Aureliano del Castillo era un caballero granadino, católico y franco, de maneras corteses y charla exquisita. Usaba capa y chambergo,

Aureliano del Castillo

conservaba el viejo aire de sus antepasados románticos y sabía penetrar sin guía por los azules y difusos laberintos del arte.

Fué poeta de emoción contenida, y gustaba de la buena música con un criterio moderno y amplísimo. Antes de morir estuvo recordando frases de Chopín y de Schumann, maravillosas frases llenas de luna, cinceles inefables con los cuales había tallado su fino espíritu de artista.

Ha penetrado en el Misterio con una serenidad admirable, purificado por el terrible sufrimiento de la carne y limpio de pecados.

Muerto parecía dormido.

Muchas veces hablé con don Aureliano de serios problemas estéticos y siempre pude admirar su rara sagacidad de explorador artístico y su profundo respeto por las cosas que no sentía.

El alma del rancio hidalgo español, temblaba en su corazón sencillo.

¡Ha sido una verdadera lástima! Tenía cuarenta y nueve años y un horizonte claro.

Granada pierde un caballero artista y el periodismo andaluz un hijo ilustre, cuya labor ha sido utilísima para el desarrollo intelectual de la región.

Yo he perdido un gran amigo, un compañero que siempre alimentó fervoroso mi llama íntima y a quien guardaré un sincero agradecimiento.

FEDERICO GARCÍA LORCA

Calle Periodista Aureliano del Castillo, Granada

Nota: Homenaje de Federico García Lorca al periodista fallecido Aureliano del Castillo publicado en el periódico La Voz de Granada el primero de julio del año 1922. 

Aureliano del Castillo murió repentinamente en 1922 a la edad de 48 años y su muerte fue muy sentida en Granada. La prensa de la ciudad le dedicó múltiples homenajes, subrayando la pérdida enorme que su muerte había ocasionado en las letras granadinas. 

Aureliano del Castillo fue uno de los periodistas más conocidos y más respetados en Granada donde escribía, en El Defensor de Granada, artículos versando sobre música, teatro, pintura, escultura, literatura, notables por la profundidad y la sensibilidad artísticas que revelaban en el autor. Se interesaba por cuanto se refería a Granada y su arte, y ejercía una influencia marcada sobre los espíritus jóvenes y artísticos de la ciudad histórica.

Cuando apareció el primer libro de Federico García Lorca, Impresiones y Paisajes, Aureliano del Castillo escribió una nota crítica muy elogiosa en El Defensor del 17 de abril de 1918 en la que auguraba una importante carrera literaria al joven autor, terminando su artículo con las palabras siguientes:

<<Después de leído cuanto antecede alguien podrá preguntarme: - Y bien, ¿cuál es, concretamente, su juicio sobre García Lorca?
Ahí va en dos palabras y en latín, para mayor claridad: ¡Papam habemus!>>


Tengo el honor de ser la bisnieta de Aureliano del Castillo, padre de mi queridísimo abuelo Pepe, al que debo mi nombre. 
El cuadro de Aureliano del Castillo que aparece al inicio del post fue pintado por Morcillo.
Aquí más datos de la biografía de Aureliano del Castillo.



2 comentarios:

  1. Hola, Pepa de los Mares :). Me ha encantado ver tu post porque yo soy nieto de Manuel del Castillo Cascales y bisnieto de Alfredo del Castillo Beltrán, hermano de Aureliano. En su momento estuve buscando información sobre tu bisabuelo y llegué a encontrar una fotocopia de una de sus novelas. En fin, que me ha gustado mucho descubrir a una pariente lejana orgullosa de sus raíces. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno! Me encantaría tener una copia de la novela que encontraste. Si la encuentras, la tienes escaneada y me la quieres enviar tienes mi correo en los datos de contacto del blog ¡Un saludo!

      Eliminar