lunes, 28 de diciembre de 2015

Bangkok. Mercadillo de Chatuchak

Si viajas a Bangkok te recomiendo pasar un día en el mercadillo de Chatuchak. Puedes ir en el Skytrain que es un metro que va por encima de la calle y te bajas en la parada de 'Mo chit'.

SkyTrain de Bangkok

Asiento reservado a los monjes en el SkyTrain

Vistas de Bangkok desde el SkyTrain

Estación de Mo Chit, donde está el mercadillo
Veo muchas tiendas en la misma estación, tiendas de comida y tiendas de ropa, veo una señora llevando a un niño con una correa, me llama la atención y le hago una foto. 

Niño con correa

Al salir a la calle lo primero que ves son un montón de puestos de comida y veo en uno el mango con arroz blanco que se me antojó en el avión de Singapur a Bangkok pero que no pude comprar porque solo se podía pagar con efectivo y yo no tenía bahts así que me lo compro ¡buenísimo! (ver: Bangkok: Lo que me llama la atención)

Arroz con mango

A continuación entras en el mercadillo propiamente dicho, son un montón de puestos en fila en pasillos, y veo que la ropa es un poco de 'mercadillo barato' ¡menos mal!, pienso, así no tengo tentación de comprar, hay mucha gente pero veo que hay más pasillos y me paso a otro donde hay menos gente, veo una señal indicando un lugar para la oración (una capilla, para que nos entendamos, solo que aquí uno se descalza al entrar).




Sigo avanzando por los pasillos y la cosa empieza a mejorar, veo puestecillos con ropa monísima, entro en unos y otros, hay miles, mientras me estoy probando ropa en uno escucho a un par de clientes hablar español, vienen de Barcelona donde tienen una tienda de ropa, salgo del vestidor pero ni yo les hablo ni ellos a mí, callo y escucho a ver si dicen algo más interesante,  me miran y les gusta el top que me he probado, le compran varios al dependiente. Sigo avanzando y tengo los 5 sentidos a pleno rendimiento: colores en las tiendas, olores a incienso, a café, a fruta, el sabor del mango, el tacto de los tejidos y música de fondo en algunos puestos, es por momentos abrumador, trato de fijar la atención cada vez en un sentido. Hace mucho calor, y mucha humedad, los puestos están techados pero no hay aire acondicionado, de pronto veo un puesto acristalado, venden gafas de sol y monturas de diseño, entro. ¡¡AIRE ACONDICIONADO!! me quedo probándome gafas aunque no voy a comprar ninguna pero tengo que recuperarme del calor. Veo que tienen 2 perritos vestiditos y con botitas, les hago fotos, ellos posan como si llevaran toda la vida haciéndolo.

Tienda de gafas


Salgo refrescada, el mercadillo es inmenso, pasillos y más pasillos y según avanzo los puestos mejores y mejores, atrás quedaron los cutres. Más adelante entro en otro puesto y de pronto me da un retortijón y unas ganas horribles de ir al wc como a hacer diarrea, horroroso, palidezco, sudo, me acuerdo de mis pastillas mágicas de carbón activado (ver: Viajar a Asia: 21 recomendaciones y Bali: Diarreas y Bedulu Village), saco una y la botella de agua que siempre llevo conmigo y me la tomo: mano de santo, en unos minutos estoy repuesta. Lo he pasado fatal, qué horror. Sigo andando y ya en el siguiente puesto me compro unos 5 tops, baratísimos, que ya ni me pruebo, estoy un poco mareada. Más adelante veo un puesto de MASAJES acristalado, que como todo el mundo sabe a estas alturas significa que tiene aire acondicionado. Entro y hago un kit-kat, me dan un masaje de pies y cuello que me deja como nueva.



Flamencos ¡ole!

Entro en un par de tienditas más y veo una cafetería monísima. Me siento con las bolsas a tomarme un café americano y una magdalena. Estoy tan agotada que es que ni le doy conversación a los camareros. Se sientan dos chicas a mi lado y les pido que me hagan una foto con las bolsas, y sigo a lo mío, estoy tan cansada que ni les doy conversación tampoco a ellas pero de pronto la mayor de las dos me pregunta de dónde soy, le digo que de España, y claro, una cosa lleva a la otra, super simpáticas, se me va el cansancio rápidamente y me cuentan que son madre e hija, la madre se llama Nutnaree y la hija Samunya, la madre está divorciada y tiene a otra hija viviendo en Francia, casada con un francés enólogo, el año pasado Nutnaree desde Francia se fue con una amiga a Sevilla y le encantó, dice que las mujeres españolas somos guapísimas pero ¡que los hombres mucho más!, estuvo en un tablao y le encantaron los bailaores. La hija es universitaria, más tímida, pero Nutnaree es que es simpatiquísima, se establece la típica conexión que uno sabe que va a perdurar, se que si vuelvo a verla va a ser como si la hubiera visto ayer mismo, después de una hora hablando les digo que voy a seguir un poco más y me voy ya que no puedo más de tanto mercadillo, me invitan al café y a la magdalena, me quedo sorprendida, agradecida y con una sonrisa de oreja a oreja para el resto del día, es el punto de energía que me estaba faltando, pilas recargadas. 




Entré al mercadillo por un extremo, por la parada del Sky Train y salgo ahora por el otro, no lo he visto todo, imposible, pero suficiente. Por este extremo está la parada del metro subterráneo (el MTR) 'Kamphaeng Phet'. Veo un puesto de masajes a la salida pero sin acristalar, con ventiladores y lleno de clientes, no me extraña, ya la hora que es, cerrando los puestos y la gente todo el día de tiendas pues a tope.


Antes de entrar al metro hay una zona de tienditas fuera del mercadillo pero ya de 'lujo' comparado con el mercadillo, y eso que las últimas del mercadillo eran estupendas. Entro en un par de ellas y ya los precios me parecen desorbitados. 

Tiendas en la zona del metro pero ya fuera del mercadillo

Entro en el metro, está limpísimo, hay un póster con un metro para medirte que dice que los niños que midan menos de 90cm viajan gratis y los que midan menos de 120 con tarifa de niño.




En la estación de metro más cercana al hotel la salida tiene un control con arco, y me fijo en una salida a 'Wireless Road', no me puedo creer que haya una 'Wireless Road' en Bangkok, todas las calles tienen miles de cables mires donde mires.

Arco de control a la salida del metro

Salida a 'Wireless Road'

'Wire Road' más bien... allá donde mires

Al salir entro en un restaurante y me tomo un plato de arroz con pescado, no se si es así de salado o se les ha caído el salero en el plato, tengo los labios que no los siento.


Para ir al hotel cojo un taxi con 'taxímetro' ya que no estoy en una zona turística. Hoy 'perdono' el masaje del hotel porque ya en el mercadillo me he despachado a gusto. Del folleto del hotel me llama la atención la sección de 'Lugares de oración', te indican dónde hay templos para Budistas, Católicos, Hinduístas, Islamistas, Judíos y Protestantes. Me sorprende la tolerancia con la que conviven aparentemente, me sorprende aunque ésto debería ser lo normal.



Te puede interesar:



No hay comentarios:

Publicar un comentario