domingo, 29 de enero de 2017

Bolivia. Día 1: Samaipata

El camino de Santa Cruz de la Sierra a Samaipata es entretenido, saliendo de la ciudad coches rotulados con los 'amores de su vida', ya en camino cerdos cargados en camiones y vacas pastando.

Santa Cruz de la Sierra. Bolivia. Coche rotulado con 'mis tres amores'
Alejandra, Camila y Solinda: Mis tres amores

De Santa Cruz de la Sierra a Samaipata. Cerdos en camioneta.

De Santa Cruz de la Sierra a Samaipata. Vaca pastando.

Paramos en una gasolinera y compramos bolsitas de maní tostado.

Boliviana vendiendo maní tostado.
Boliviana vendiendo maní tostado.
La carretera se vuelve camino y el paisaje empieza a cambiar, tierra roja arcillosa en la montaña y mucho verde. El rojo muy rojo y el verde muy verde. Colores muy vivos. En el camino se nos cruzan varios perros, andan sueltos por la carretera, nos damos algún que otro susto, el chófer ni se inmuta.

Camino a Samaipata desde Santa Cruz de la Sierra

El 'móvil' nos deja en la plaza de Samaipata, vamos buscando alojamiento. Entramos en el 'hostal Rosario', una casa con un patio, la habitación en la parte alta, un poco desangelada con una cama de matrimonio y otra simple y un wc pequeño, frío, antiguo y parco. La anfitriona muy simpática, le decimos que vamos a seguir mirando y le damos las gracias.

Plaza de Samaipata. Bolivia
Plaza de Samaipata. Bolivia

Hostal Rosario. Samaipata. Bolivia
Hostal Rosario. Samaipata. Bolivia

Pasamos por una casa-hostal preciosa haciendo esquina, el 'Vivero Sarita', una verja abierta nos descubre un paraíso de plantas y flores en la propiedad, un hombre muy simpático sentado arreglando unas plantas nos dice que sí tienen habitaciones, nos pregunta de dónde somos y le decimos que españolas, nos cuenta que tiene un hijo viviendo en Galicia. Nos dice que hablemos con su mujer, Sarita, que ella se encarga de las habitaciones, está sentada en un soportal, haciendo 'humitas' , una comida que me encanta basada en maíz, la probé el año pasado en Chile.

Vivero Sarita. Samaipata. Marido de Sarita
Vivero Sarita. Samaipata. Marido de Sarita

Vivero Sarita. Samaipata. Sarita
Vivero Sarita. Samaipata. Sarita

Sarita nos enseña la habitación en la parte de arriba, con 4 camas, es preciosa, recién rehabilitada, el wc está dentro, se ve limpio y la habitación es amplia. Sarita es un poco refunfuñona, nos dice que si no nos importa que si llega otra chica la meta en la habitación, le decimos que preferimos estar solas pero que de todos modos vamos a seguir mirando y luego le decimos. Sarita habla como regañando, lleva unas gafas graduadas, sus ojos se esconden detrás de unos cristales sucios así que no puedes saber si está enfadada de verdad o si sólo es una 'pose'.



Seguimos paseando por Samaipata y vamos a un par de hostales muy hippies a las afueras (pero todo está cerca) en uno de ellos no hay sitio y en el otro para llegar al hostal hay que bajar un barranco (y luego subirlo) así que finalmente decidimos quedarnos donde Sarita. Nos cuesta 70 bolivianos la noche con desayuno incluido. Le pido a Sarita la clave del wifi mientras subimos las maletas y me dice que me la da cuando le paguemos ¡pobre Sarita! pienso, la deben haber engañado muchas veces.

Le preguntamos a Sarita si conoce a un tal Tino, uno de los chóferes de los móviles que hace el trayecto de Santa Cruz de la Sierra a Samaipata, nos dice que sí, le decimos que cuando le vea le diga que le estamos buscando, que en Santa Cruz de la Sierra nos dijo que esperásemos en el bar y se fue sin nosotras, Sarita se ríe, dice que Tino ¡nos hizo la piedra! (vamos, que nos dejó colgadas) pues sí, señores, Tino nos hizo la piedra y como le encontremos le vamos dar con la piedra que se va a enterar. Nos reímos, Sarita se relaja un poco. Sarita nos dice que tiene un hijo que también es chófer, que si queremos hacer una excursión con él mañana, le contestamos que a la noche le confirmamos si vamos con su hijo o no.

Salimos a pasear. Samaipata es tranquila, de calles largas, estrechas y casas bajitas, alguna calle asfaltada. Queremos hacer un tour mañana a un bosque de helechos que nos han dicho que es muy bonito. Hay muchos locales ofreciendo tours, entramos en uno y nos recibe una chica como en el hall de una casa, nos sentamos en unos sillones alrededor de una mesa de camilla, ella se sienta en una silla, da la sensación de que va a sacar una bola y nos va a echar las cartas, nos da la risa, pero nos aguantamos... más o menos. Salimos de la 'visita' poco convencidas.



Más adelante hay una tienda que hace esquina, color azul, por fuera pintado SAMAIPATA TOURS en la calle Bolivia, dentro una chica muy simpática que nos cuenta las excursiones que tiene, se llama Jaquelin, finalmente quedamos con ella en que al día siguiente nos hacemos la excursión al bosque y quizá luego vayamos a la cascada. Pero en principio reservamos para los helechos. Le pagamos la mitad como reserva, nos dice que es imprescindible para que el chófer no venga a recogernos al día siguiente y no estemos (aquí lo de hacerse la piedra unos a otros debe ser habitual).

En la fachada de esta casa pone:
EL PRESENTE INMUEBLE UBICADO EN LA CALLE
ARENALES S/N. CON UNA SUP. DE 412.5 MTS. 2,
DEMANDA DE USUCAPION CONTRA VALENTÍN LIJERÓN
ARANCIBIA ESTA RADICADO EN EL JUZGADO DE
PARTIDO Y SENTENCIA DE SAMAIPATA A CARGO DEL
SR. JUEZ JUAN CARLOS BARRIENTOS CASTRO.

Cenamos en un restaurante italiano, tiene un buffet de ensaladas riquísimo, aunque sea restaurante italiano, siempre se trabaja con ingredientes locales y se 'adapta' la cocina a lo que hay en la zona. Nos vamos a dormir pronto, mañana hemos quedado en la puerta de SAMAIPATA TOURS a las 9h y tenemos el desayuno en el Vivero Sarita a las 8h.

De vuelta Sarita nos pregunta si queremos que su hijo nos recoja por la mañana y nos lleve de excursión, le decimos que ya hemos contratado una excursión, parece que le molesta un poco pero nosotras ya con lo de Tino hemos tenido bastante y Jaquelin nos ha encantado. Nos pregunta de dónde somos y le decimos que españolas, nos dice: mi otro hijo... pero se calla y le decimos: sí, su otro hijo vive en Galicia y de pronto empieza a gritar como una loca ¿QUIÉN OS LO HA DICHO? ¿QUIÉN OS LO HA DICHO? SEGURO QUE MI MARIDO, MIRA QUE LE TENGO DICHO QUE NO LE DIGA NADA A NADIE... bueno, bueno, como una energúmena, nosotras ahí calladas. Se levanta y se va. Nosotras subimos a la habitación.

Por fin consigo conectarme a la wifi y me llegan 300 millones de whatsapp y de correos de mi gestor del banco, que han visto movimientos 'sospechosos' en mi cuenta y han parado una transferencia hecha desde Bolivia, que me llamaron inmediatamente pero que no les cogí el teléfono (claro, la llamada del número largo cuando salía del cibercafé que pensé que sería una operadora móvil para venderme un adsl) ¡¡¡¡noooooooo!!!! con lo lenta que va la wifi y yo que me había quedado tan tranquila con la transferencia hecha. Les contesto por mail agradeciéndoles la preocupación pero diciéndoles que soy yo operando desde Bolivia, para que se queden tranquilos. Me intento meter en la cuenta y ¡me han desactivado las claves! consigo reactivarlas. Uf menos mal, bueno, lección aprendida, si voy a enredar con las cuentas del banco en el extranjero mejor pongo un mail a mi gestor diciéndole que salgo de viaje para que no salten las alarmas. Rehago la transferencia y ¡a dormir!

... viene de Bolivia: De Santa Cruz de la Sierra a Samaipata

siguiente post: Bolivia. Dia 2: Samaipata: Parque Amboró y Cascadas de Cuevas

Índice viaje a Bolivia: De 7 a 10 días en Bolivia ¿qué hacer?

No hay comentarios:

Publicar un comentario