domingo, 1 de julio de 2018

Llegada a La Habana. Jueves 24 mayo18

Viajo con Iberia y al llegar a La Habana en la cabina del avión está sonando el tema ‘Sunny’ ¡qué buen rollito!

Llegamos a las 21h a La Habana, en las pantallas del avión lo ponen con V, en inglés, LA HAVANA, así que tu subconsciente te lleva también al ron.… A un lado de nuestro avión uno de AIR EUROPA y al otro uno de CUBANA aviación. Todos con finger (así es como suelen llamar a la pasarela que ponen en el avión conectando la cabina con la terminal para desembarcar a los pasajeros), menos mal, prefiero el finger que andar bajando las escaleras del avión con la maleta y luego jardinera (el bus que te lleva a la terminal) o caminata, depende del aeropuerto.

Salgo de las primeras y voy correteando por los pasillos hasta el control de pasaporte, hay unas 20 filas, me voy a las del fondo que parecen menos llenas, me pongo en la 13 y de pronto una trabajadora que está sentada en un banco nos dice que abren el mostrador 15 y que pasemos unos cuantos, pero da la orden sentada y se queda mirando; Yo, que estoy en la mitad de la fila 13, me paso al principio de la 15 y ¡parecen las rebajas de El Corte Inglés! una señora me da un bolsazo, otro se cuela, un poco un desastre todo pero logramos formar la fila y estoy la cuarta. La que nos dijo que nos dividiéramos está sentada muerta de la risa observando la batalla.

Abren el mostrador 15 y pasa una chica, todo bien. Después pasa la siguiente, rubia con aspecto de güiri y de hablar poco español y cuando va a pasar al otro lado la oficial le dice que se espere con el resto de la cola al principio de la fila y llama a la siguiente de la fila, mientras tanto una de las oficiales se lleva el pasaporte de la tal ALICE (ha dicho su nombre en alto). La que se está llevando el pasaporte lleva un uniforme verde militar con camisa y una minifalda súper mini y apretada, como cuando en carnavales se disfrazan los tíos de mujer policía, que exageran las minifaldas, pues a eso me recuerda y me llama la atención, la verdad. Al rato aparece una chica tipo inspectora, ella lleva pantalones, llega con el pasaporte de ALICE y se pone delante de mí a hacerle preguntas: si viaja sola, dónde va a estar… a la pobre la están esperando sus colegas al otro lado. Al rato la deja pasar. Ahora me toca a mí, me dice que mire a la cámara para la foto, yo sonrío (como siempre) —¡SERIA! —me ordena. Y yo me pongo lo más seria que puedo pero vamos que en EEUU cada vez que voy salgo en las fotos con una sonrisa de oreja a oreja y en Londres también y nadie me manda ponerme seria… Me deja pasar y al otro lado hay un control para pasar el equipaje de mano, en este control veo a la mayoría de las mujeres con el uniforme minifaldero y medias súper chulas, unas de rejilla negra, otras con lacitos, y todas mini mini mini súper mini falda apretada y camisa apretada, veo solo a una que va con el mismo uniforme pero con pantalones, como la inspectora. ¡Me encanta cómo van! lo que son las costumbres, en España no las dejarían ir así, y en Asia o África menos.

Como no he facturado maleta salgo pronto y voy a la casa de cambio que son unos cajeros automáticos donde tienes que poner el pasaporte, luego introducir el efectivo (euros ó dólares) o tarjeta y te hace el cálculo y te devuelve CUC ('cé-u-cé' ver Viajar a La Habana, recomendaciones), no hay para cambiar CUP (moneda nacional) en el aeropuerto. A mí me asiste un señor súper simpático y luego viene la chica que controla el asunto, todos preocupados por que no me deje el pasaporte y es que está montado como para que lo dejes olvidado.. Es como cuando vas a los cajeros automáticos a sacar dinero, como la gente retiraba el dinero y se dejaba la tarjeta llegó un momento en que cambiaron el orden y por eso te entregan siempre la tarjeta primero y luego el dinero. Pero aquí no, te dan el dinero y el pasapote se queda en el lector. Más de uno se lo ha debido dejar porque te insisten y ¡menos mal! Cambio 100 euros y me dan 112,93 CUP

Pregunto si hay wifi y me dicen que sí pero que tengo que comprar unas tarjetas y que la que las vende ha cerrado ya. Vamos que no hay wifi.

Reservé por Airbnb una habitación en una casa y he estado en contacto con Sergio por Whatsapp todo este tiempo, Sergio vive en Madrid y yo voy a la casa de su madre Cary donde viven la hermana de Sergio, Daniela, con su marido Rogelio y su hijo de un año Lucas. Pero hace una semana Sergio me dijo que su madre justo iba a Madrid la semana que estoy yo en La Habana, así que no la voy a conocer. Con Sergio acordé que me esperaría un taxista con un cartel con mi nombre en el aeropuerto, antes de salir en Barajas le envié un whatsapp indicándole que salíamos con retraso por 'problemas técnicos' y me contestó que me fuera acostumbrando, que en Cuba iba todo con la calma, jajaja.

Busco un cartel con mi nombre pero yo sé que es pronto porque he salido de las primeras y sin facturar, así que espero pacientemente, al principio uno me pregunta si quiero taxi pero le digo que no y nadie más me vuelve a preguntar. A los 10’ veo entrar a un chico apurado con un cartel en la mano que me parece que pone PEPA 
—¿A ver qué pone en el cartel? —le digo. 
Y ¡Bingo! pone PEPA. 
—¿Cómo te llamas? 
—Rogelio. 
—¡Ah! ¿el marido de Daniela? 
—Sí. 
—Ay ¡Qué bien!

Le digo que no he podido cambiar CUP (moneda nacional) para coger los taxis locales, tal y como me había recomendado Sergio, el hermano de Daniela. Me dice que no importa, que en el barrio lo puedo hacer todo y que me cogen CUC también. Nos acercamos al parking y empiezo a hacer fotos a los coches antiguos. 
—¡Jajaja, hay miles aquí! —me dice— a los antiguos tipo americanos los llaman almendrones y son taxis colectivos. 
También veo muchos coches tipo los que había en España en los setenta, cuando yo dibujaba un coche lo dibujaba así: un rectángulo de maletero, un rectángulo más alto la cabina y un rectángulo simétrico al maletero con el motor, y las ruedas debajo.

almendron cubano

coches parking aeropuerto de la habana

Rogelio conduce un audi, por el camino me cuenta que trabaja para un grupo de músicos que se llama CUBA LIBRE, son unos 15 músicos, onda tipo funky y fusión ¡qué bueno! quiero ir a verles, dice que mañana viernes igual tocan  por la noche al aire libre cerca de la casa de ellos.

Rogelio es muy simpático, me dice que está lloviendo esta semana todos los días, le digo que seguro que llueve un ratito y luego se para y que a mí eso me parece fenomenal. Me dice que sí, que son lluvias de unos 10’, me cuenta que hay unos dibujos animados que se llaman EPIDIO VALDÉS, que el protagonista es Epidio, cubano y es el héroe, que tratan de la guerra entre España y Cuba y que claro, en estos dibujos animados los españoles siempre pierden y que hay un personaje que se llama el GENERAL RESOPLES, español, que se queja todo el rato por los cambios éstos repentinos de clima y que una de sus expresiones es: —Rediez ¡qué país!. Jajaja me lo cuenta porque se ha acordado cuando hemos comentado lo de la lluvia.

EPIDIO VALDES
Epidio Valdés

Me cuenta que ellos viven muy cerca de la Plaza de la Revolución, que justo al llegar allí si vas a la izquierda vas a una zona que llaman Vedado que es la zona como a las afueras de La Habana pero que sigue siendo la Habana y es donde vive casi todo el mundo y a la derecha vas a La Habana, lo que es el casco de la Habana y la Habana Vieja, ellos viven en ‘Nuevo Vedado’.

Al llegar a casa está Daniela en el salón esperándonos ¡súper simpática! morena de pelo pero muy blanquita, parece española. Me pide el pasaporte para copiar los datos para registrar mi entrada ya que tiene que mandar los datos a inmigración y me dice que ella ¡ha nacido el 27 de septiembre! ¡qué bueno! ¡yo el 25!, ella es del 92, 19 años más jóven que yo.

La entrada de la casa es al salón directamente, la tv está colgada en una de las paredes, como un cuadro, debajo hay dos mecedoras, en medio una cuna sin colchón con los juguetes de Lucas (que está durmiendo ahora mismo) y enfrente de las mecedoras (y de la tv) un sofá con 2 pufs. Hay un balcón que da a la calle y una ventana de madera pintada de blanco, con sus contraventanas, las paredes están encaladas y pintadas de blanco y los techos son altos. A continuación, en L y separado por un aparador, está el comedor con una mesita de madera y cuatro sillas, con una pared pintada de rojo inglés, a continuación la cocina, todo sin puertas. Después de la cocina sale un pasillo largo donde están los dormitorios y el wc. La primera puerta es el dormitorio del matrimonio, después mi habitación, luego el wc y al fondo la habitación de Cary, la madre de Daniela y Sergio, que está ahora en Madrid.




El suelo de toda la casa es de terrazo color marfil, observo que Daniela lleva el mismo modelo de andar por casa que yo en Tenerife (cholas con calcetines) jaaja, estoy como en casa. 

cholas con calcetines en la habana
Modelo de invierno en La Habana: cholas con calcetines, como yo en Tenerife

En mi habitación hay una cama de matrimonio y una individual, aire acondicionado, una mini nevera encima de un soporte de máquina de coser antigua y un huequito que hace las veces de armario con una barra y perchas y un accesorio de éstos de ikea que cuelgas en la barra para poner ropa doblada sujeto a la barra. Voy a dormir en la cama grande y utilizo la pequeña para dejar la ropa doblada. En la nevera me han dejado una botellita de agua. La ventana me la han dejado abierta de par en par y, como es de noche y tenemos la luz encendida, pregunto a Daniela si hay mosquitos, me dice que ¡no! que no me preocupe que no hay. Daniela se queda apoyada en el quicio de la puerta mientras voy deshaciendo mi equipaje y vamos hablando, le encanta mi sistema de bolsitas dentro de la maleta (llevo unas mini maletas dentro de la maleta grande, son bolsas de tela tipo spy, muy ligeras y con cremallera). A mí me llama la atención que me ponen de sábana bajera lo que nosotros entendemos como colcha, es decir, la sábana bajera es una sábana a la que le cuelga cosido alrededor un faldón que cubre la parte de abajo de la cama, las patas, y luego me tapo con una sábana simple. En España lo que yo he visto es el faldón ese que se pone debajo del colchón, luego el colchón y luego ya sábana bajera y sábana para taparte. Y a veces una colchita con el faldón, en todo caso. Está todo fenomenal, solo que me llama la atención, pero está bien pensado, tengo siempre el faldón puesto y la sábana para taparme. Dejo la ventana con la contraventana cerrada de modo que me entra fresquito pero me entrará poca luz por la mañana, no me hace falta encender el aire aondicionado. Aunque Daniela insiste en que no hay mosquitos no me fío y me pongo la pulsera con repelente.




Saco las medicinas para el maestro Alfonso (un maestro percusionista, que trabajó en la Tropicana muchos años y que vivió en Tenerife los últimos 10 años y sus amigos de Tenerife me han encargado que le traiga medicinas) y le digo que lo primero que voy a hacer mañana es ir a casa de Alfonso y llevarle los encargos. He quedado a las 13h en su casa, miramos en el mapa y yo le digo que igual me voy caminando (antes se lo dije a Rogelio y me dijo que uf mejor cogiera un almendrón porque con el calor… aunque sea algo menos de una hora puede ser pesado) pero ahora hablando con Daniela ella me anima y me dice que sí, que es entretenido y voy a tardar poco. Bueno, mañana veré. Los desayunos son 5 CUC cada día, yo le digo que de momento mañana viernes desayuno en casa y luego vamos viendo. Son las 22:30h aquí en La Habana (las 3:30h de Tenerife y me levanté a las 5:50h así que estoy súper cansada) pero voy a quedarme escribiendo un rato hasta las 12 para no abrir los ojos a las 6 de la mañana. Así que quedo con Daniela en que el desayuno me lo prepare a las 8am (le digo que si estuviera en España le diría a las 10h como temprano) pero que seguro que mañana voy a tener jet-lag.

Las miles de medicinas, tiré las cajas en España

Y las metí en bolsitas de plástico para que ocupasen menos

Respecto al wifi me dice que tengo que comprar unas tarjetas y que luego en los parques me conecto a la red ETECSA y allí me pide usuario y password de la tarjeta. Que donde vea mucha gente con los móviles es que hay un router cerca. Y que las tarjetas pregunte mañana en la Habana Vieja para comprarlas, que suelen costar 1 CUC una tarjeta de 1 hora y que hay de 1 hora, de 3 y de 5 pero que luego hay reventa y son más caras. Yo ya estoy mareada con tanta info así que me pongo a escribir y a leer y ¡mañana más!


Posts relacionados:


No hay comentarios:

Publicar un comentario