martes, 7 de julio de 2015

Bali: Ubicándonos

Nuestra habitación es una maravilla, estamos en la parte alta de un pequeño palacete, con una terracita y una cama gigante y otra pequeña.
Le dejo a Yolanda la cama grande con el pacto de intercambiarlas a mitad de festival. Nos levantamos para el desayuno, anoche aprendimos que buenos días es 'Selamat Pagi' (se pronuncia parecido a 'Se llama paqui' pero más 'selama paqui') así que por la mañana tenemos el buenos días de la paqui ya aprendido. Somos unos 80 participantes de muchas nacionalidades, españoles solo Rafa, Enric, Yolanda, Jep y yo. Me presentan a Raúl, cubano de orígen que viene de Canarias también, tiene el grupo 'A mano limpia' con Jep.


Conozco también a Keith y a su mujer, los organizadores, de San Francisco, éste es el 7º festival. Rucina es una amiga de ellos que lleva unos 45 años viviendo en Bali y nos hace de anfitriona, ha organizado todas las visitas. Estuvo casada con un sacerdote balinés (la mejor casta) y quedó viuda el año pasado, por lo que el festival, que estaba programado para entonces, se pospuso para este año. Maude es de San Francisco y encargada de la organización por parte del festival. El hotel tiene muchos espacios abiertos, dos piscinas, un teatro con un 'gamelan' (instrumento de percusión) y una zona para ensayos que llamamos el 'back-stage' donde serán los talleres del nivel intermedio y otra el 'front-stage' donde serán los talleres de (iniciación).


Todos los días hay un taller a las 9:30h y otro a las 11h. El primer día los dos talleres son una muestra de cada nivel para que cada uno elija dónde quedarse. El taller de iniciación lo imparte Keith ¡me encanta!, el de intermedios Jep y veo que mi nivel es claramente iniciación.


Se come a las 12:30h y después de comer hacemos la primera salida a Denpasar al Bali Arts Festival, habrá 6 escenarios con actuaciones y varios de nuestros artistas actúan hoy. Nos acomodamos en los microbuses y nos dan a cada uno una bolsita de picnic reciclable con un cucuruchito que dentro tiene arroz, verduras y pollo o solo verduras si coges la opción vegetariana, una cucharita de plástico para comerlo y una botellita de agua. La idea es comerlo al llegar allí que tendremos tiempo de recorrer el festival, cenar y después ver la actuación (yo uso mucho los diminutivos, pero en este caso cucharita, botellita y cucuruchito describen perfectamente el tamaño de la cena). 


En el bus me siento entre Theresa (austríaca, profesora de música) y Bárbara (norteamericana, bibliotecaria jubilada). Bárbara no puede esperar a llegar y abre su comida en el bus, es una costumbre americana bastante extendida comer en el coche pero Bárbara todavía no conoce la técnica y en lugar de abrir el cono de papel sólo por arriba y comerlo como en un cucurucho abre todo el papel, la comida se empieza a desplazar de un lado a otro y en un bache acaba en mi falda....  vale, nos puede pasar a todos pero creo que a la vuelta elijo otra acompañante... Por el camino vemos muchas cometas volando, nos dicen que habrá un festival y las hacen a mano, pasamos por un taller de cometas de camino.


En el festival me doy un paseo con Li, de China, y después disfrutamos de las actuaciones. Veo tiendas de telas pero no compro nada, los españoles se compran el típico pañuelo balinés para mimetizarse con el entorno.





Post relacionado:  pre-Bali





No hay comentarios:

Publicar un comentario