viernes, 2 de septiembre de 2016

2 días en Nueva York: 2.- Sensaciones en Manhattan

MARTES

Me despierto a las 6:30h con ganas de hacer pis pero aguanto ¡qué pereza bajar de la cama! Un ratito más… 

Me vuelvo a despertar a las 8h pero me quedo remoloneando, pienso que al final voy a ir hoy a MANHATTAN, estoy a 15’ en metro, y ya que he venido hasta aquí…. ¡Cómo no voy a ir a ‘La Gran Manzana’! De pronto me acuerdo de que mi amiga Maribel está viviendo en California y yo voy a ir a San Francisco, le pongo un mensaje para decirle que llego el miércoles por la noche para saber dónde vive ella por si nos podemos ver. Ahora sí, son las 8:30h, bajo del altillo y voy al wc, en el salón las sábanas revueltas del israelí en el sofá y el israelí ¡¡¡EN EL WC!!!

Me fijo en los detalles del salón, hago fotos, respiro hondo, me meo, tranquilidad. Recito un mantra: ohm, bur, bubash bashaaa, tatsa mitur, vareeeenian… es un mantra que me ayuda a abstraerme. La habitación de Elena está cerrada, debe estar durmiendo. Pego el oído a la puerta del wc, toco con los nudillos y digo: —¿Estás ahí?; Me contesta: —Si, si. Sigo paseando por el salón, hay mariposas  de papel por todos lados, me fijo en las fotos que tiene Elena colgadas, muy profesionales. En el fregadero de la cocina platos y cubiertos sucios, igual que ayer, igual que la primera noche cuando dejé la cucharita del yogur que utilicé fregada en el escurridor. Vuelvo a pegar la oreja en el wc y oigo el ‘click’ ‘click’ ‘click’ de un cortaúñas ¡no me lo puedo creer! Sigo paseando por el salón y pensando que sí, que es buena idea ir hoy a Manhattan, pero al Soho. Miro la previsión del tiempo y dan tormenta hacia el final del día.

manhattan

¡Por fin sale! con calma y oliendo a colonia, entro corriendo y no le doy ni los buenos días, le digo: —¡Me hago pis! El wc dentro está limpísimo, por lo menos es un chico aseado. Salgo en menos de 5’ y ya le doy los buenos días. Le pregunto cómo va la búsqueda de piso y me dice que está en ello, que es complicado. Elena se levanta y hablamos en el salón, hablamos de lo cara que es la vivienda en Nueva York, ella paga unos $4.000 al mes y es Brooklyn, nos dice que si alguien llama a la puerta alguna vez que NO abramos, en serio, que NO abramos, que puede ser incluso un inspector para ver si el altillo tiene la medida correcta y que ponen multas, al rato se va a trabajar a su habitación, la puerta está abierta, asomo la nariz, tiene montado un estudio con una mesa de trabajo cubierta por una lona blanca y luces y ‘sombrillas’ negras de fotógrafo alrededor para trabajar, está fotografiando unos botes de cremas. Le digo: —Qué estudio más chulo, me dice: —No, no lo es. Le digo: —Sí, si lo es. Me contesta —No, no lo es. Le digo —Sí, si lo es.

Me meto en el metro sin desayunar, pensando en hacerlo en el Soho, a la salida del metro en ‘Union sq, 14th st.’ cojo un periódico gratuito, el amNewYork. Me dirijo hacia el sur y entro en una tienda de ropa en ‘rebajas’, veo ropa a $9.99 muy chula, empiezo a probarme cosas pero me da la bajona, así que salgo en busca de una cafetería sin comprar nada. Entro en una al lado de una tienda ‘moleskine’ y hojeo el periódico, veo un anuncio de 'cosas gratis para hacer en nueva york: entra en nuestra web', entro y veo varias opciones interesantes: hay una cadena de radio en la zona de Bedford, donde estuve ayer, en Brooklyn, al lado de casa, es en una caravana y hacen fiesta en la calle mientras emiten sus programas de música; una visita a una fábrica de cerveza también en la zona de Bedford; un paseo por el ‘Highline’ en Manhanttan…. Me quedo con ‘pantallazos’ de estas actividades para consultarlas  luego. Maribel me ha contestado, me dice que vive en Gilroy, a 1’30h de San Francisco, que tiene habitación de invitados, que por supuesto vaya, le digo que genial, que cómo voy de San Francisco a su casa y me dice que si me apetece me viene a buscar y me lleva a bailar salsa, ¡¡QUÉ DIVERTIDOOOO!! acepto encantada. Aprovecho para reservar en LIMINAL, la escuela literaria de Oakland que ví en AirBnB, de viernes a lunes pero me da ocupado el viernes así que reservo de sábado a lunes. El anuncio dice <<Stay at LIMINAL: A Feminist & Womanist Writing Space among workshops, readings, music nights and more! Walk to the Laurel District, a kitschy strip full of food options and shops. 5 min drive to Mills College. Great place to network and write!>>, un espacio literario feminista, lo de espacio literario me atrae mucho, lo de feminista me genera la duda de si serán muy radicales, yo más que feminista me considero igualitarista... si eso existe, pero muchas veces queremos decir lo mismo y lo llamamos de diferentes maneras, leo sobre Gina, la anfitriona, y leo los comentarios de las otras huéspedes, todo me da buena espina.

manhattan

Voy andando hasta la 5ª avenida, veo una farmacia en la que se venden regalos y hay servicio de fax…. un mix curioso. Entro en una iglesia de la 5ª y hago fotos, me encanta visitar iglesias y templos de distintas religiones, sobre todo en España en verano, se está fresquito, y cada vez que entro en uno por primera vez pido 3 deseos.

manhattan

Bajando por la 5ª paso por una pintada en el suelo que dice BE PROUD en colores del arcoiris, y pienso: sí, uno debe estar orgulloso sin más, simplemente estar orgulloso de ser alto, bajo, delgado, gordo, hombre, mujer, rubio, calvo, negro, chino, blanco, simplemente de ser, así que BE PROUD.

manhattan

Paso por un parque, hay niños de una excursión tomando pizza, unos músicos tocando y una cola tremenda en un chiringuito de comida hindú para llevar, debe estar rica. 

manhattan


Busco un restaurante en el Soho para comer algo y me siento. La verdad es que no estoy dejando propina en ningún lado y nadie me dice nada. Me acuerdo en el noventaitantos, cuando vine con mi prima por primera vez que si salíamos de un restaurante sin dejar propina salían detrás de tí corriendo. Sigo andando hacia Tribeca. Paro en una tienda de animales para comprar un regalo a Parche, el perro de Maribel y Claudio, hay un gatito encima del mostrador y le acaricio, le hablo en español y la dependienta entonces me habla en español, es mejicana. Cruzo la calle porque me llama la atención una inofensiva tienda con mariposas en el escaparate, cuando entro la dependienta me da la bienvenida y me pregunta si conozco la tienda, le digo que no, pero que el escaparate me ha encantado, me da las gracias por el piropo y me dice que todo aquí es ‘vintage’ original, de los años 20 y 30, que no dude en preguntarle. Trago saliva ¡dios santo! unos bolsos y unos broches que da miedo preguntar el precio. Me paseo sin tocar nada y salgo. La tienda de al lado tiene un escaparate también divino, sombreros y kimonos (seguimos con las mezclas exóticas) me llama la atención un bolsito japonés, entro. El dependiente me dice que los sombreros son hechos a mano, le digo que me ha gustado el escaparate y por eso he entrado (frase que me ha dado resultado en la anterior tienda) me agradece el cumplido sonriente. Le pregunto por el precio del bolsito japonés y me saca varios modelos. Me cuenta que está casado con una japonesa y que por eso tienen kimonos y accesorios japoneses, que los traen de allá y que él es el sombrerero, al decirle que soy española me enseña el VOGUE España y una foto de una modelo donde aparece con un sombrero de su tienda, me pregunta qué significa ‘ver precio’ puesto que todo lo que lleva la modelo viene con su precio menos su sombrero, le digo que normalmente cuando ponen ver precio o está al final en otra página o quieren decir que te pongas en contacto con la tienda directamente. Me agradece la traducción. Sigo bajando hacia la zona de Tribeca.

manhattan
manhattan

manhattan

manhattan

Me paro en una tienda enorme en Cable St. de ropa rebajada, me llama la atención un body negro de manga larga y encaje en el perchero de $4.99 ¡qué precio! uy éste para bailar flamenco ideal, me lo pruebo, subo brazos, bajo brazos ¡perfecto! cuando estoy en la cola para pagar miro la etiqueta y pone ¡¡¡ $49.99 !!! Vuelvo a mirar el perchero y dice DESDE $4.99…. una preposición que se me había pasado, un pequeño detalle sin importancia ¡qué listos! me confirman que son los $49.99 y lo dejo donde estaba.

manhattan

Sigo caminando por tribeca, bajo un poco y ya decido dar la vuelta y subir otra vez a la 14 para ir al ‘Highline’, que eran unas antiguas vías del tren en alto que han rehabilitado en un paseo de unos 2km. highline wikipedia - highline página oficial. Paro en un starbucks a refrescarme con un café americano con hielo, en el vaso me ponen *BEBA* en lugar de Pepa, así que eso hago. ¡Me ha contestado Gina! acepta mi reserva en Oakland y me dice que el sábado por la mañana tienen un evento, un taller de escritura al que estoy invitada si me interesa y el viernes por la tarde tienen otro, un evento de lectura, le contesto que me encantaría ir a los dos pero que intenté reservar el viernes y estaba ocupado, me dice que no, que está libre así que le digo que cuando llegue a California hablo con mi amiga y, si lo veo factible, adelanto la reserva al viernes ¡Qué apetecible!

manhattan

Más arriba veo un BAR WORKS, un espacio para el CO-WORKING, me encantan estos sitios pero no paro, sigo andando, de pronto un chaparrón, la predicción del tiempo no ha fallado, me refugio debajo de unos toldos, como hace calor hasta se agradece, a la gente le da la risa, el que tiene paraguas lo saca, el que no se tapa con lo que puede o mira al cielo para que le caiga el agua en la cara o se refugia en algún soportal, pero todos se ríen, el chaparrón pasa pronto.

manhattan

manhattan

manhattan

Llego a la altura de la calle 14 con la 7ª avenida y, antes de girar hacia el Highline, veo un sitio de masajes chinos, tentador, tanto que entro y pido uno de 30’ en silla. Cierro los ojos, el chino empieza a presionar puntos en el cuello y la espalda aliviando la tensión, al bajar por los brazos deja la presión en un punto y me da un calambrazo hacia la mano, pero a la vez me alivia, recuerdo que tengo un póster en la oficina que representa las líneas o meridianos por donde van pasando los nervios desde la columna hacia las extremidades, se llama… cronograma NO, deltograma NO, estoy medio adormilada, me pregunto cómo funcionarán las conexiones neuronales, que hacen que a veces no recuerdes una palabra, la tengo en la punta de la lengua, la sé, es parecida a deltograma, o a dermograma, pero no es, recito el mantra: ohm, bur, bubash bashaaa, tatsa mitur, vareeeenian… sigue sin salir la maldita palabra, cuando llegue a casa la busco.

manhattan

Antes de irme saco mi chuleta de chino y les doy las gracias en chino, el sitio se llama ‘Rainbow’, igual que el local de masajes chinos de Los Cristianos, en Tenerife ¡qué casualidad! la china que cobra me susurra que le de al chino una propina ¡estos chinos sí que saben, si es que no se les escapa una! Al lado del masaje una tienda de ropa REBAJADÍSIMA, ahora sí estoy descansada, el chino me ha dejado como nueva, me pruebo varios vestidos ¡están a $20! Salgo de la tienda con uno (mira que me dije ¡no vayas a la Gran Manzana que vas a comprar y no facturas maleta!) 

Me voy al highline y paseo un poco pero ahora ya vuelvo a estar cansada, llevo todo el día andando, lo bueno es que tengo la parada de metro a 5’ y es el metro que va directo a casa y llegaré en 15’. De camino veo delante de mí a un negro que lleva unos pantalones de trial ¡le quiero hacer una foto! va todo chulo con sus pantalones de trial y su camiseta de tirantes blanca y su collar dorado y su gorra de béisbol, es que no le falta detalle pero va con otro y hay otra pareja que me está mirando, se meten por unos soportales y los pierdo de vista ¡qué rabia! era buenísimo. Paso por un parque urbano con canchas de baloncesto y pistas de paddle. Estamos en Chelsey.

manhattan

manhattan

Entro en el metro y me siento, voy leyendo unas advertencias en una pantalla de led en el vagón que van rotando: en uno piden a los usuarios no tirar basura a las vías porque pueden causar fuego; en otro que se denuncie cualquier tocamiento impropio, que el metro vaya lleno no es excusa y que el acoso sexual es delito. De pronto el metro da un frenazo, los pasajeros nos intercambiamos miradas y nos reímos porque casi nos caemos, hasta yo que voy sentada en un extremo casi me doy con la barra, me sujeto, vuelve a dar otro frenazo, ya la risa cambia a preocupación, el metro se para, huele a quemado (vaya, ¿habrá tirado alguien basura?). Una locución nos indica que todo está bien y que disculpemos y que en seguida nos ponemos en marcha, y así ocurre. Dos chicas sentadas enfrente de mí van leyendo libros de papel, hay más personas en el vagón con libros de papel. Suele salir la discusión de que ya la gente no lee libros de papel así que hago fotos a diestro y siniestro para rebatir con pruebas.

manhattan

Me compro un plato de comida para llevar en la tienda ecológica al lado de casa: pollo, brócoli y pasta con queso ¡Dios! me ponen el recipiente hasta arriba de comida. De camino a casa hago una foto a la firma del grafitrero local: James Santa Cruz.

manhattan

En casa comparto mi cena con Elena, el israelí dice que ¡ya ha encontrado habitación en Bedford! No puedo más, me meto en la habitación a escribir un poco y a dormir. ¡Mañana a San Francisco!

MIÉRCOLES

Me despierto con ganas de hacer pis, miro la hora y son las 6:40, bajo corriendo al wc, hoy no me pasa lo de ayer. Vuelvo a la cama, el israelí si quiere que se tire 2h en el wc. A las 9h me levanto para ir a la ducha, ya el israelí está en el salón aseado, me pregunta —¿Escuchaste anoche a la chica dando golpes en la puerta?. Le digo —¡Qué va! ¡Estaba completamente dormida! ¡Cuenta! ¡Qué pasó! Me dice que a las 3am empezó a oír unos golpes en la puerta y una chica gritando: —¡Larry, abre la puerta, sé que estás ahí, abre la jodida puerta! Entonces que él se acercó pero claro, justo nos había dicho ayer Elena que NUNCA abriéramos si llamaban, y no hay mirilla, así que él ahí sin saber qué hacer y la loca gritando y dando golpes, entonces que Elena salió de su habitación y abrió y la chica se le encaró pero se asomó él y ya la chica se relajó, le dijeron que ahí no había ningún Larry y cerraron. ¡Yo dormida! ¡Me perdí el festival!

Me meto en la ducha y de pronto me viene a la cabeza la palabra DERMATOMA ¡qué a gusto me he quedado! DERMATOMA. Me conecto un ratito antes de irme y oigo que sale de casa el israelí,  no me asomo. Al rato oigo que entran dos chicos y hablan en el salón con Elena, uno le pregunta si hay algún parque de ‘skate’ cerca. Vuelvo a oír la puerta, me asomo y le digo a Elena que yo me voy en un rato, me dice que ok, que deje las llaves en la mesa y me desea un feliz viaje, saludo a los ‘colegas’, un rastas y otro con pinta de rapero. Elena parece contenta. Salen todos.

Enfrente del Metro 'Morgan Av' se alquilan LOFTS para artistas. En la puerta del metro hay un stand con unas chicas muy simpáticas que invitan a café, me dan una tarjeta de la empresa que han creado, ROOM ZOOM, empresa para ayudarte a encontrar compañeros de piso. Cojo mi café americano con hielo y les digo que compartiré la info. 


Los metros son larguísimos y entran en la estación a toda pastilla haciendo un ruido infernal, te da la sensación de que van a pasar de largo. Tengo que ir al aeropuerto de LA GUARDIA, el google maps me indica que tome la línea 4 o 5 en Union St. y luego un autobús. En la línea 5 hay muchos blancos, hay un grupo de blancos con tobillos hinchados y estómagos hinchados, son grandes, llevan la espalda muy recta y el cuello militar, miran frunciendo el ceño como no entendiendo la vida, llevan gorras y camisetas de baseball, el pelo corto y la barba arreglada. Con ellos van un par de niños que son iguales que los mayores, en pequeño pero igual de gordos. El metro huele bien, a coco. En una parada la puerta se está cerrando pero una negra gorda insiste en entrar, y detrás de ella un negro gordo, logran atravesar la puerta casi como en los dibujos animados, con la parte del cuerpo que va pasando por la puerta aplastada como si fuera una hoja de papel y el resto del cuerpo que va pasando hinchado.

Metro de Nueva York


El autobús que nos lleva al aeropuerto tarda en llegar, es un autobús urbano, largo, vamos los de las maletas y los locales que suben y bajan en las estaciones intermedias, va lleno, a reventar, vamos unos encima de otros, los que vamos al aeropuerto hablamos entre nosotros, hay dos argentinos separados por varias maletas que me dicen que van a Houston, una americana que va a Chicago y unas orientales que no hablan. Hace un calor de morir, llevo una mochila en la espalda con unos ‘sobaos’ que me han pedido los hijos de mi amiga la de Washington que van a llegar como su propio nombre indica, llevo además paquetes de kikos y de pipas que me han pedido como regalo de España. Aquí las pipas es ‘comida de pájaros’.

En el aeropuerto una adolescente con una camiseta que pone ‘anti social social club’, muy propio. ¡¡Esta noche llego a San Francisco y directa a bailar salsa!! yuhuuuuuuuuuu

Posts anteriores:

2 días en Nueva York: 0.- ¡¡¡Me voy a Brooklyn!!!

2 días en Nueva York: 1.- Brooklyn y Coney Island



No hay comentarios:

Publicar un comentario