domingo, 19 de febrero de 2017

Bolivia. Día 4: Sucre, donde nació Bolivia

Ya me he acostumbrado al olor del bus, es un olor fuerte, no a sudor, ni a 'humanidad', es amargo, intenso, como a cabra, no, como a establo, pero tampoco es a caca ni a estiércol. El caso es que me envuelvo en el pañuelo y trato de dormir. Cierro los ojos y sueño que estoy bailando entre helechos, los rayos de sol pasan entre las hojas y me molestan, suena el agua de una cascada de fondo, de pronto bandazos del autobús.

Y más bandazos, parece como si nos fuéramos a salir de la carretera, abro un poco los ojos, me levanto el pañuelo y la gente está tranquila, las luces de la telenovela parpadeando y el sonido de los diálogos de soniquete, todo parece normal, incluidos los bandazos; sonrío y pienso ¡vamos a morir! sigo durmiendo. Hacemos una parada para hacer pis, son las 3am y el chófer lo anuncia: —Paramos para ir al baño. Mis amigas se quedan, yo bajo pensando que no pienso pasar a esos baños sin papel ni cisterna, que para el caso mejor lo hago entre dos coches. Bajo del autobús y me pongo a andar buscando dónde refugiarme, cuando miro alrededor veo a varias compañeras de viaje haciendo lo mismo que yo, termino de hacer pis y veo que de cada arbusto sale una boliviana, levanto la mirada y busco el bar ¡no hay bar! ¡no hay wc! lo del ir al baño es 'un decir' subo al bus riéndome ¡Claro! por eso ellas llevan esas faldas cortas tipo mesa de camilla, facilita la maniobra. Seguimos camino, cada media hora me sobresalto con algún bandazo y pienso ¡vamos a morir! sonrío y sigo durmiendo.

Por fin llegamos a Sucre. Al bajar del bus me fijo que en el maletero hay unas botas de hombre y como una manta, me fijo más y ¡hay una cama en el maletero del bus! ¡con un hombre despertando! ¿Un polizón? ¿el 2º conductor? Más bien pienso que será lo segundo, madre mía, pues si se movía ahí arriba, abajo ni me lo imagino. 

Bolivia. Bus de Samaipata a Sucre.
Bajamos del bus en Sucre, en el maletero unas botas...

Bolivia. Bus de Samaipata a Sucre.
... y una manta de cuadros y una persona durmiendo...

Bolivia. Bus de Samaipata a Sucre.
... ¡se despertó!

Sucre es la capital de Bolivia, tiene 300.000 habitantes, el gentilicio es 'chuquisaqueño' y es también la capital del Departamento de Chuquisaca. Estamos a 2.700m sobre el nivel del mar. Preguntamos en la estación de autobuses a qué hora sale mañana el bus para Potosí. Nos dicen que salen varios sobre las 6:30h. Nos confirman que para llegar a Uyuni primero tenemos que parar en Potosí y de allí coger otro bus. 

Buscamos en  la app 'hosterworld' un hostal en sucre y vemos uno que nos gusta a las 3, se llama Wasimasi. Cogemos el bus 'A' para llegar.

El Wasimasi tiene buena pinta, entramos a un patio donde hay aparcado un coche antiguo. Una habitación para las 3 no se queda libre hasta la tarde. El que nos atiende es un chico rubio, alto, aseado, de acento portugués, brasileño nos confirma. Nos abre una habitación para que dejemos las maletas y volvamos más tarde. La habitación está llena de muebles viejos, en un sofá descansa un perro y en un sillón un gato, plácidamente ¡qué buen rollo!



Nos vamos a ver un par de hostales más, el Villa de la Plata está al lado y está lleno, la chica de recepción llama a otro hostal por teléfono, el Papa Imilla, y le confirman que tienen una habitación para las 3. El tipo del hostal se ofrece para llevarnos porque son del mismo dueño y tiene que ir para allá, recogemos las maletas del Wasimasi y ahí vamos.

Está muy bien, nos dan una habitación exterior en el primer piso. Como el desayuno está incluido y mañana nos vamos muy temprano para Potosí nos lo tomamos ahora. Nos ofrecen un té de hojas de coca para ir combatiendo o previniendo el mal de altura. El olor de las hojas de coca me recuerda un poco al olor del autobús nocturno, tienen un olor muy fuerte. El hostal nos cuesta 60 bolivianos por persona con el desayuno.

Sucre. Bolivia

Sucre. Bolivia

Sucre. Bolivia. Té de coca

Sucre. Bolivia.

Nos vamos de paseo por Sucre, es una ciudad blanca, limpia, soleada y con mucha vida, es ciudad universitaria, por la noche hay mucha marcha nos dicen. Paseamos por la Plaza Cochabamba, aquí está San Felipe Neri, construcción religiosa de estilo colonial de 1796 basada en los planos de Pedro Nogales según reza la placa. También aquí está la Iglesia de Nuestra Sra de la Merced, de 1582. Seguimos andando hacia la Plaza 25 de Mayo.

Sucre. Bolivia

En la Plaza 25 de mayo hay una manifestación de sindicatos, caminan todos organizados, cada grupo con su estandarte. Compramos bolivianos en una casa de cambio de camino al mercado.



El mercado tiene una zona arriba con comedor. Cada puesto tiene sus mesas, como plato típico está la sopa de maní, entre otros, y por supuesto mate de coca por todos lados. Me ha empezado un fuerte dolor de cabeza, el café suele aliviarme bastante, pido uno para llevar y me lo sirven en un vaso de yogur, sin tapa, eso sí. No debo ser la primera que lo ha pedido porque ya tienen varios vasos fregados preparados. Salimos del mercado y en una chocolatería de estilo europeo me hago una foto con 'Peppa Pig'

Sucre. Bolivia. envase de yogur para llevar el café.
Mi café en un envase de yogur.

Sucre. Bolivia. Chocolatería
Pepa y Peppa Pig en una chocolatería en Sucre. Bolivia
Vemos algunos carteles animando a mantener la ciudad limpia, y la verdad es que no se cuándo empezó la campaña y no se cómo estaría antes la capital, pero ahora está todo muy limpio.

Sucre. Bolivia. Prohibido ensuciar
Prohibido ensuciar. Cámara de vigilancia

Sucre. Bolivia. No seas cochinin
No seas cochinín

Sucre. Bolivia
Soy infractor por no tener educación vial

Sucre. Bolivia. Prohibido el uso de celulares. Dios te habla en silencio.
Dios te habla en silencio

Sucre. Bolivia. Heladería Chochitos
Heladería Cafetería Chochitos
Sucre. Bolivia
Chochis. Sirviendo ideas con sabor.
Sucre. Bolivia
Precaución, peatones corriendo como locos.

Nos hablan de un mirador en la parte alta de la ciudad, vamos subiendo calles empedradas, sube que te sube, y desde arriba las vistas son muy bonitas, nos sentamos en la cafetería del Mirador y vemos la puesta de sol mientras nos canta un grupo de peruanos. El dolor de cabeza se me ha aliviado un poco.


De bajada hacia el hostal vemos bares con gente de marcha, es una ciudad alegre, nosotras mañana madrugamos para coger el bus de las 6:30h a Potosí y después otro a Uyuni para poder dormir ya mañana en Uyuni, así que nos vamos a dormir pronto.

Siguiente post: Bolivia. Día 5: Potosí

Posts anteriores:

No hay comentarios:

Publicar un comentario