martes, 1 de septiembre de 2020

GHANA: Mercado de Dzodze y última noche en la región del Volta

Voy directa al desayuno,  ¡llego la primera! y veo el final de la sesión de Kofirobics, han ido cuatro personas, literalmente... es que lo de las siete y media de la mañana es 'muy heavy'....


mercado de Dzodge
Mercado de Dzodge

White Dove Hotel. Dzodge. Ghana
Hoy al Kofirobics de las 7.30am van 4 gatos...
Anoche nos dijeron que hoy después del desayuno íbamos a hacer la foto de grupo y que llevásemos puestas las camisetas del IBMF GHANA, Kofi nos explica el significado de lo que pone en la camiseta, que es algo así como International Body Music pero en ewe, que es el dialecto de esta zona. Nos dice que en realidad no existe una palabra para música en su dialecto, lo que se hace es describirlo y, en este caso, han escogido la palabra que se traduciría como 'tambores' para describir este tipo de música.
Me meto en un taller con TUPAC, colombiano, que siempre es una delicia, y después con Charles, brasileño, otra maravilla (A Tupac y a Charles los conocí en el IBMF de Bali  y allí formamos la 'latin corner')
Hago foto a la comida (¡nuestra última comida en el White Dove Hotel de Dzodge!)




Los primeros días la gente que se servía  primero se cogía un montón de piezas de fruta y cuando llegábamos los últimos de la fila nunca nos quedaba, a partir del tercer día pusimos la 'norma' de cada uno coger dos piezas de fruta como mucho y así todos podíamos tomar fruta....
Mañana ya dejamos Dzodge y vamos a Accra, así que hoy los que queremos comprar instrumentos vamos al kiosko de la música y se los encargamos a Kofi, algunos nos los dará en Accra, a Helena por ej. que se lleva tambores, y los cas-cas, que nos los dará allí.

Ghana instruments

Ghana instruments

Esta tarde tenemos MARKET DAY, antes voy a la habitación a echar una siesta, me duele un poco la cabeza ¡qué lata! Escucho el ruido de la cisterna del wc de la habitación ¡mierda, se ha roto! trasteo un poco con ella y ¡la arreglo!, cisternas a mí.... durante la siesta escucho sonidos en el techo, pero no hay un piso encima... ¿serán animalitos? también se escuchan los ruidos de las limpiadoras en las otras habitaciones, están haciendo su ronda. 
El dolor de cabeza remite un poco, salgo a por Helena, que sigue enredando con los instrumentos y nos juntamos un grupo para coger un taxi al pueblo, suelen ser mini furgonetillas en las que cabemos unas ocho o nueve personas, la vuelta también la haremos por nuestra cuenta hoy.

IBMF GHANA

El pueblo está muy cerca, en diez minutos estamos, al bajarnos del taxi el espectáculo comienza, ya para empezar cruzar la carretera es una risa...


El mercado es gigantesco, nos separamos porque a cada uno le llaman la atención puestos distintos, es un mini pueblo dentro del pueblo con muchas calles y puestos de todo tipo: comida, telas, costureras, peluquerías, puestos con pieles curtidas que utilizan para hacer tambores (y se ve que son de perros...), tiendas de abalorios, de zapatos, peluquería y centro de estética incluso... ¡hay de todo!

























En un puesto de instrumentos nos hacen una demostración:


Nos vamos encontrando con unos y otros por el mercado, y nos vamos contando si hemos visto algún puesto interesante. Al par de horas (o tres.. que el tiempo se pasa volando) ya estamos agotadas y nos vamos a la carretera principal a coger un taxi de vuelta, nos juntamos unos cuantos. El paisaje en esta región es muy verde y hay muchísimas motos, todos sin casco...


Al llegar al hotel se va formando una jam session en el kiosko de música.


Yo recojo los últimos vestidos que tenía pendientes, me he vuelto loca ¡llevo unos pantalones, una camisa, un vestido largo y tres cortos! Los vestidos cortos creo que los voy a tener que retocar en España porque el que no me queda estrecho de pecho me queda estrecho de caderas..... eso sí ¡las telas son preciosas! 
Llego también primera a la cena ¡increíble, hoy podré elegir! Hoy ceno vegano, creo que la visita al mercado me ha revuelto un poco el estómago... Al acabar voy a la habitación y me tomo un huesito de postre que traje de España, y mis algas kim (dulce con salado, combinación imposible para la mayoría y deliciosa para mí).
Esta noche tenemos la despedida y la gente de la escuela de música y danza NUNYA, que dirige Kofi, nos dará un espectáculo de música y baile. 
Mientras van colocando las sillas los músicos se ponen a tocar y nos ponemos a bailar según vamos llegando, así, espontáneamente, intentando hacer las coreografías que nos han enseñado estos días.




Nos sentamos todos y ¡empieza la muestra! Primero un músico toca el balafón y canta.


A continuación tocan los tambores y salen dos bailarinas.


Se acaba su baile y empieza la siguiente pieza. Salen tres bailarines vestidos con unos pantalones que acaban en unas campanas superpuestas como de flecos y una minifalda superpuesta con muchos volantes, llevan en la cabeza un tocado y además un pañuelo por encima como las moras, también unos brazaletes,  en el pecho uno de ellos lleva un pañuelo cruzado y otro un collar blanco, el tercero se adorna con un pañuelo a modo de fajín, la ropa es vistosa, parecen avestruces (uno de los bailarines es nuestro querido Emmanuele). En un momento del baile se santiguan pero en otro momento es como si rezasen a alá.


Ahora salen dos bailarinas que cantan, bailan y acompañan el ritmo con las calabazas de semillas (AXATSE), me recuerda un poco a cuba, tanto el cante como el ritmo como los movimientos del baile.


Salen de nuevo los tres bailarines con pantalones por la rodilla, pañuelo en la cabeza tipo bandana, collares cruzados al pecho, brazaletes, unas cañas de bambú en la mano y un silbato. Los movimientos son como de caza, de guerra, te los imaginas por el bosque, también remando... muy variados y vistosos.


Kofi sale y nos habla que antes de ir a la guerra se hacía un ritual y algunas personas entraban en trance, durante ese estado de trance los espíritus les rebelaban qué podía pasar en la guerra, si iban a tener bajas, quién tenía que ir a la guerra y quién no, a uno de los mejores guerreros igual le decían que no podía ir a esa batalla porque había peligro para él, o a otro que nunca había ido le decían que a esta batalla debería ir. Durante los bailes los guerreros se ejercitan, se preparan y ensayan los movimientos de manera rigurosa. También nos habla de los elementos tanto del cristianismo como del islamismo que aparecen en las danzas, hay influencias de estas religiones extranjeras en sus creencias originales, dicen que los cristianos llegaron diciendo que las creencias de su pueblo eran erróneas y que la suya era la buena y que tenían que convertirse, los islamistas les decían exactamente lo mismo, pero la gente de Ghana seguía creyendo en lo suyo, así que se reían tanto de los cristianos como de los musulmanes, en Ghana aceptan múltiples religiones (de hecho en el mercado veíamos a hombres y mujeres llevando atuendos típicos del islam por ejemplo) y practican todas ellas, en la danza estos movimientos que veíamos de gente santiguándose, o gente como rezando a alá, son en realidad imitaciones más bien de carácter cómico, no religioso. —Los cristianos dicen que dios está ahí arriba, nosotros decimos que dios está en todos lados —dice Kofi.
Sale una pareja de bailarines y nos empiezan a sacar a bailar a los del público.


Los tres bailarines salen ahora vestidos con unas faldas tipo Agatha Ruiz de la Prada, como con cancán, un collar ancho cruzado en el pecho y una cinta adornando su frente, salen cantando, llevan como un plumero en una mano que van moviendo al son y en la otra mano como unos cascabeles que hacen sonar.


Las dos bailarinas salen ahora con el mismo collar que ellos, la falda estrecha por debajo de las rodillas, un top y un tocado en la frente muy parecido y tocando los mismos cascabeles.


Aparecen los bailarines que llevan en sus hombros algo como los bueyes y les cuelga una capa, se han quitado el 'cancán' y llevan un pantalón por encima de la rodilla, los vestuarios están muy estudiados, ahora bailan todos juntos.


De pronto se ponen a sacar gente del público para bailar con ellos.



Sientan a los que han sacado a bailar y se retiran bailando. Sale un bailarín que deja una botella de plástico en medio del escenario y empieza a hacer acrobacias, se acerca a la botella, derrama un poco de líquido y prende fuego, resulta que es alcohol de quemar lo que hay en la botella y empieza a bailar con fuego.


¡¡¡Se acaba la muestra de los bailarines de la región del Volta, de la academina Nunya que dirige Kofi, y ahora JAM!!! La primera que se anima es la madre de Kofi que sale a bailar, la música lleva una clave que recuerda a la rumba cubana.


Se forma la mítica y genuina 'conga' con Antwan y los Molodi a la cabeza.


Estoy dando la enhorabuena a las bailarinas, que me encantó cómo bailaron y se ponen conmigo a bailar y a enseñarme pasos.


Ahora sí que se lía bien, es la última noche en Dzodze, baile, ritmos, risas, Jam session y cervecitas de a litro. Helena y Tom se meten a tocar los tambores, todos bailamos y rumbeamos, Meralie y Helena enseñándoles a bailar salsa, unas risas.


Las canadienses son una risa:



La pizarra tiene ya más blanco que pintado, ya solo se ve mi sombra, queda en mis recuerdos y también en mi diario ¡ahora nos queda el fin de semana en Acra!





Capítulos anteriores del diario (pincha en cada título para leerlo):


No hay comentarios:

Publicar un comentario